Añoranza y echar de menos

Añoranza.
Echas de menos lo que no ves, lo que dices no te corresponde y, por supuesto lo que crees no tener.

Y en esas apariencias o pensamientos que tienes, te confundes con ideas ajenas, o con tu propia mente que te dice qué hacer, aunque tú no quieras hacer eso.

¿Y cómo llevarle la contraria a la mente si hasta ahora, siempre habéis ido de la mano?

Tan sencillo como querer que así sea.

Tomar la decisión de hacerlo, y dar ese paso que te lleva al siguiente de decidir por dónde ir, qué camino tomar para que hagas o no lo que quieras realmente hacer.

En tu mano está la decisión de hacerlo, pero el primero de los pasos siempre es decidir, hacerlo y plantarte cara, como para decirle a tu mente: aquí estoy, voy con todo, a por ello.

Céntrate en ti y, ánimo, es tu camino y tus decisiones.

ૐ Gracias por compartir la Canalización sin ser modificada AsunAdá enAmor Agradecida

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.