Dolores sin Nombre

Dolores que se mantienen sin sanar en el cuerpo consciente y en el inconsciente que por tiempos ha ido llevando el peso de lo suyo y de los ahora ancestros.

Si es que resulta obvio el renacer mientras se duerme pues, es volver a la vida con la Luz del nuevo amanecer, aún siendo en el mismo día. Cabe destacar la suave sonrisa que nos dedicamos al volver que, aún no seamos conscientes de ella es sin más. En nosotros está la capacidad para hacerla visible, notable y real en el presente, en la forma en qué vivimos. Y nos caen las lágrimas por soñar, por sentir que el mundo está en contra nuestra o porque remamos a contracorriente sin aceptar que cada decisión es sólo parte de nuestros pasos.

Somos nosotros nuestros jefes y dueños, en si los responsables de nuestro destino aún desde la ignorancia más atrevida de la no aceptación y creencia de que son otros los que nos dicen, obligan, mandan. Todo es en el proceso del aprendizaje para nuestro Mayor Bien en acuerdo con nuestra Alma y Esencia.


Canalización 🤲🏻 ©AsunAdá Siempre enAmor Agradecida